Browsing "DENUNCIA"
sep 23, 2012 - DENUNCIA, OPINION    Sin Comentarios

Con la EDUCACIÓN tenemos un PROBLEMA de cerrazón y falta de generosidad

LA EDUCACIÓN, UN PROBLEMA DE CONVENIENCIA

Cualquiera que descubra que, en 35 años de democracia, llevamos ya 7 sistemas educativos, a la media de uno cada 5 años; pensará que tenemos un problema.
Es cierto, tenemos un serio problema o muchos.
Tenemos un problema de miopía, con ciertas dosis de sectarismo, en los dirigentes de turno que han hecho de la capa, del futuro de cada generación, un sayo trufado de intereses partidistas, ideológicos y económicos.
Tenemos un problema de falta absoluta de generosidad rampante en quienes sólo han visto, en una pieza troncal de una sociedad madura y moderna, un ascua errante que arrimar a la sardina de sus filias y fobias.
Tenemos un problema de cerrazón contumaz a las ideas de otros que han impedido, desde la base, cualquier atisbo de negociación y posteriores acuerdos que confieran al sistema educativo de la imprescindible estabilidad que necesita.
Tenemos un problema de entreguismo a los grandes grupos editoriales, casualmente relacionados con medios de comunicación influyentes, que obtienen pingües beneficios de unos cambios curriculares constantes y una renovación de textos innecesaria.
Tenemos un problema propiciado por el poderoso lobby católico que ha conseguido desviar importantes recursos de la educación pública a una concertada enfocada con mando firme hacia la cuenta de resultados.
Tenemos el grave problema del desprecio absoluto a la Comunidad Educativa que, de humillación en humillación, brega diariamente, a pie de pupitre, con unos estudiantes desorientados a quienes tratan de motivar a costa de su salud en muchas ocasiones.
¡Tenemos tantos problemas…!
¿Qué sucedería si echáramos un vistazo a los sistemas establecidos en países de nuestro entorno que llevan muchos años funcionando con éxito?  ¿Qué ocurriría si adaptáramos lo mejor de cada uno un sistema propio y estable, diseñado mirando al futuro de nuestra sociedad y no a épocas pasadas que no van a volver?  ¿Qué pasaría si volvieran a la esfera de lo público los recursos detraídos y los pusiéramos en manos de los Profesionales que son quienes, verdaderamente, saben de esto?
Somos un país plagado de inteligencia, ingenio, creatividad y gente capaz y trabajadora.  Que nuestra endémica mezquindad no condene a nuestros hijos a encontrar en el futuro unas migajas que les permitan sobrevivir tristemente en vez de desarrollar sus inmensas potencialidades y trabajar en el ámbito donde mejor puedan expresarse.
¡Tenemos tantas soluciones…!
Publicado por Fermín en 10:51
sep 13, 2012 - DENUNCIA, OPINION    Sin Comentarios

La enorme importancia de la transparencia

España es el único país de Europa con más de un millón de habitantes que no tiene todavía una ley de transparencia y acceso a la información pública.

Finalmente, tras sucesivos e impresentables retrasos, todo indica que el anteproyecto de la nueva ley de transparencia será aprobado por el Consejo de Ministros mañana viernes, y que los ciudadanos contaremos con un plazo de diez días para proponer aportaciones a un texto que se pretende presentar el próximo 17 de abril en la reunión del Open Government Partnership en Brasilia.

Además, el propio desarrollo del texto se ha apoyado en un intenso trabajo de propuesta y supervisión por parte de organizaciones civiles como la coalición Pro AccesoPro Bono Público y otras, que llevaban ya mucho tiempo llevando a cabo un más que necesario activismo sobre el tema.

Es buen momento para que te informes y le des una lectura a los diez principios que deberían recogerse en la futura ley de transparencia y acceso a la información. Como bien dice José Luis Martí, profesor de Filosofía del Derecho de la UPF, “toda dominación social está basada en la gestión de la asimetría de la información“, y con esta ley de transparencia nos jugamos mucho como ciudadanos.

Bien desarrollada y, sobre todo, bien llevada a la práctica, puede ser un instrumento fundamental en la evolución hacia una democracia más sólida y madura, en la que se empiece a considerar al ciudadano como algo más que un simple voto que se deposita cada cuatro años.

No podemos seguir teniendo gobernantes que se amparen constantemente en la denegación, el silencio administrativo y el secretismo para ocultar información a los ciudadanos. La denegación de información y el secretismo deben ser la excepción, no la regla.

Para poner esto en marcha correctamente, lo mejor es tener ciudadanos informados. He tratado de componer esta entrada con los enlaces que me han parecido más relevantes, pero sin duda hay muchos más: añádelos, si lo consideras relevante, en los comentarios.

En los próximos días, oirás hablar bastante de la ley de transparencia, y es importante que estés informado y que tengas posturas lo más claras posibles con respecto a la misma. Nos jugamos mucho.

ACTUALIZACIÓN: Marco Nurra ha adaptado, enriquecido y traducido esta entrada al italiano, podéis verla en Spagna, Trasparenza e OpenGovernment“.

http://www.enriquedans.com/2012/03/la-enorme-importancia-de-la-transparencia.html

sep 11, 2012 - DENUNCIA, OPINION    Sin Comentarios

UN EPISODIO MÁS DE “SÁLVAME, PATRIA, DE LUXE”…

UN EPISODIO MÁS DE “SÁLVAME, PATRIA, DE LUXE”…

Del mismo modo que me he negado, hasta hoy, a visionar ni un solo programa de Sálvame de Luxe, anoche me negué a encender el televisor, también a conectar la radio, para asistir al masivo y difundido SÁLVAME (PATRIA) DE LUXE.

Pensaba que estaba realizando un acto voluntario, que me dignificaba, como mente individual y social, al hacer decrecer el índice de complicidad que, en contra de mi voluntad, me conecta a la clase (sin clase) política, nacional y transnacional, que nos maneja.

Pensaba, pienso, que debería haber un acrónimo, al igual que el IBEX, para designar el nivel de degradación de un político. Podría ser IDP y, claro está, las siglas acompañarían al señor (término no demostrado) Rajoy.

Anoche quise permanecer en una burbuja que me aislase de la burla y la ironía, el terrorismo ideológico sin miramientos, que suponía iba a presidir la comparecencia de un títere al que votaron, no lo olvidemos, millones de súbditos del reino al que representa, Españistán. Pero eso fue anoche.

Lo logré. Conseguí ahuyentar las medias frases, las mentiras encubiertas, la indefinición, el “yo, mí, me, conmigo” como denominador común del discurso del más claro ejemplo de tarareo político: la tarara sí; la tarara no; la tarara, madre; que la impongo yo” y me acosté, sabiendo que le arrancaba un día más a un calendario marcado no por los nombres de los días y meses, sino por las cifras de la prima de riesgo; las cantidades de dígitos infinitos con las que, no-pero-sí, nos van a sentar en la silla eléctrica de la miseria pasando antes, eso sí, por el corredor de la muerte, ahora llamado RESCATE.

Dormí, porque no he sido desalojada de mi domicilio, ni acusada de “rebeldía”actitudinal, ni despedida a causa de un ERE fruto de la mala gestión de quien sí gestiona bien su propio bolsillo y no el de su empresa. Dormí porque soy una afortunada a quien el dedo del azar (que ya no tiene ni manos) todavía no ha señalado.

Pero ha durado poco, siempre es así, ese estado de limbo (más bien purgatorio, diría yo) en el que he de refugiarme cada día si quiero sobrevivirle a la vida impuesta por los sinvergüenzas que politiquean sin conocer los rudimentos del arte noble de lo que pudo ser,un día, la política.

Esta mañana, los medios de comunicación de consumo masivo (tan cancerígenos o más que el tabaco y cualquier manipulación alimentaria genética) mostraban, alentados por la comparecencia, con desparpajo y alegría, del presidente mentiroso, su rostro más talibán, destapando y aireando, sin vergüenza, ya digo, su fundamentalismo, su tendencia hacia la infamia y la mentira, su estilo fascista y su marcada intención manipuladora.

En la radio Nacional de Españistán, he obtenido la primera pista para pensar que, por mucho que intente evitarlo, todo está programado para que asista, sí o sí,  al Sálvame (patria) de Luxe. Todas las voces de los tertulianos (palabra que en demasiadas ocasiones rima con marcianos, mariano y ano) sonaban en unCara al Sol encubierto, unas más que otras, es cierto.

Ya no estaba el antiguo locutor del programa, J. R Lucas, destituido por molesto y por hilvanador de preguntas que hacían pensar al “respondedor” político que, como es el caso común, no-sabe-no-contesta si la pregunta se escapa del discurso breve, reiterativo y aprendido.

El nuevo locutor, un periodista de voz indiscutiblemente agradable, pero de preguntas tan obvias que se adivinan dictadas por “la mano alzada que mece la radio nacional”, al presentar a un periodista de LA RAZÓN, le espetaba un “buenos días, amigo”. Y así es, la amistad entre la radio y la ultraderecha es íntima, viene ya de lejos y no se quebrantará ya que jamás serán, ni una ni otra, objeto de adulterio.

Ya estaba en marcha un reality, el Sálvame (Patria) de Luxe, dirigido por un locutor que hacía su papel de sosías de Jorge Javier Vázquez aunque él, pobre, se cree, seguramente, bien distinto de éste último.

Uno de los participantes, antes de la intervención de la vice-presidenta del psoe, Valenciano (yo creo que ha sido demasiado comedida, porque sabe que están todos en el mismo barco que los náufragos, nosotros, observamos flotar mientras nos sumergen con sus errores y calabresidades) se ha atrevido, con total desparpajo, insisto, en decir que, tras las palabras de Rajoy anoche, él se ha levantado esperanzado, contento, mirando la vida de otro modo.

Digo yo que será ciego y, además, habrá visto la luz celestial de San PP brillar al otro lado del túnel, porque de lo contrario no se explica. Digo yo que basta decir que el individuo en cuestión se  trata del legalmente encausado y estiradoGonzález Pons. Así nos va: hoy habla Rajoy (lo de hablar es un eufemismo, eludir y mentir mantienen mayor exactitud semántica) y nos penetra la esperanza; ayer declara Draghi y la bolsa sube y los mercados se levantan…(y el patio de mi casa es particular, cuando llueve se moja, igual que los demás…)

Terrorismo y manipulación, sin estilo, que puede ser considerado un agravante significativo. Si Rajoy y sus palabras-mentira o las intencionadas y tendenciosas frases equívocas de Draghi (quien, recordemos, es íntimo deMario Monti, de los jesuitas, se dice que masón hasta la médula y, lo que es demostrable e indiscutible, animador de la estafa y robo perpetrado porGoldman Sachs entre otras operaciones ocultamente-mafiosas) son los aires que mueven la conciencia colectiva, cual veleta manipulada y frágil, apague usted y vayámonos. No me pregunte dónde. No sé qué responderle.

En la página oficial de la Moncloa, ya deben tener las mejillas virtuales descarnadas de tanta bofetada y escriben, con comedidas palabras, el titular siguiente: RAJOY DICE QUE NO TOCARÁ LAS PENSIONES Y ASEGURA QUE NO ACEPTARÁ QUE LE DIGAN DÓNDE TIENE QUE RECORTAR. Como es de suponer, el titular ya deja entrever con la personalización inicial (“Rajoy dice que…”) que esperemos lo contrario a no mucho tardar.

Como remate, en actuación que podríamos comparar con las intervenciones al estilo más puramente freeky de esa tal Karmele Marchante en el Sálvame, sin patria, de Luxe, el locutor del programa de RNE R1, El día menos pensado, entrevista al representante de CIU Pere Macías y le pregunta si es cierto que el gobierno catalán gasta una cantidad importante en “impulsar y mantener” el independentismo (500 millones al año), afirmación de la que no evita citar la fuente (LA RAZÓN).

Ahora resulta que la cósmica cifra defraudada, a nosotros, por BANKIA, queda tan lejos que, por decretazo de LA RAZÓN y los talibanes mentirosos compulsivoinformadores, la memoria nos falla e invertir en mantener una lengua no es tal concepto sino fomentar el independentismo, cosa que, si nos ponemos así, hace el Instituto Cervantes desde tiempo inmemorial. Ya ven: un Sálvame, Patria, de Luxe que no cesa, como el rayo de M. Hernández, versión pobre y mediáticamente terrorista.

Marx lo dijo, con gran acierto: “La historia tiende a repetirse, la primera vez, sucede en forma de drama y la segunda en forma de farsa”. Así asistimos, aunque queramos evitarlo, a un espectáculo de ínfima calidad, esta farsa política de Sálvame, Patria, De Luxe, en la que, además suponen, quienes nos manipulan y creen representarnos, que los representados, nosotros, tenemos menos cerebro que una ameba y estamos dispuestos a tragar con todo.

Yo, continuo pensando que no lo van a lograr, que no van a destrozar nuestra conciencia colectiva, a pesar de que cada día nos obliguen a ser público de un infame espectáculo y nos hagan experimentar, inevitable y reiteradamente, los dolorosos dilemas del creer, como les llama Z. Baugman.

Léelo, junto con otros artículo sy notícias de actualidad en : PORTAL LIBERTARIO OACADIARIO OCTUBRELINEA 36PENSAMENTS I CIRCUMSTÀNCIES

http://lamoscaroja.wordpress.com/2012/09/11/un-episodio-mas-de-salvame-patria-de-luxe/

¿Ha sobrepasado el gobierno Español los límites de su autoridad?

¿Ha sobrepasado el gobierno Español los límites de su autoridad?

Rememorando la obra de John Locke sobre el gobierno civil, este político y filósofo inglés del siglo XVII nos dejó en su legado la siguiente reflexión sobre la subordinación de los poderes de la república (con este término se refiere a todo tipo de gobierno).
“Puede suponer una tentación excesivamente fuerte para la fragilidad humana, demasiado afecta, ya de por sí, a aferrarse al poder, el que las mismas personas que tienen el poder de hacer las leyes tengan también el de ejecutarlas.
Ello podría dar lugar a que se eximieran del cumplimiento de las leyes que ellos mismos hacen y que adecuaran la ley, tanto en su redacción como en su ejecución, a sus propios fines privados, con lo que sus intereses serían distintos de los del resto de la comunidad y contrarios al fin de la sociedad y del gobierno.

[…] Dado que el legislativo no es más que un poder fiduciario para cumplir ciertos fines concretos, el pueblo sigue manteniendo un poder supremo para expulsar o alterar el legislativo, siempre que consideren que el legislativo actúa en sentido contrario a la confianza puesta en ellos.
Pues todo poder que se entrega para el cumplimiento de un fin, tiene como límite ese mismo fin, y siempre que esa finalidad se vea manifiestamente contrariada o incumplida, se ha de retirar forzosamente la confianza, con lo que el poder retorna, necesariamente, a las manos de aquellos que lo entregaron, los cuales lo pueden depositar en las manos de otros, cuando así lo consideren conveniente para su seguridad y salvaguardia.
De modo que la comunidad retiene a perpetuidad el poder supremo de sustraerse a los manejos y designios de cualquiera, también de su legislativo, siempre que su comportamiento sea tan cretino o demente como para idear y llevar a cabo medidas que atenten contra la libertad y propiedades –(aquí entran también los derechos)-  de los súbditos.
Pues ningún hombre ni sociedad tiene el poder de renunciar a su preservación y, en consecuencia, a los medios para procurársela, a favor de la voluntad absoluta y el dominio arbitrario de otro.

[…] Llegados a este punto cabría preguntarse qué ocurriría si el poder ejecutivo, que es quién controla la fuerza de la república, hiciera uso de esa fuerza para impedir la reunión y actuación del legislativo requerida por la constitución original o las exigencias de la política.
He de decir que el uso de la fuerza contra el pueblo careciendo de autoridad y traicionando la confianza puesta en él, supone para el que así actúa el situarse a sí mismo en estado de guerra contra el pueblo, el cual tiene derecho a reinstaurar el legislativo en el ejercicio de su poder.
Pues el pueblo ha elegido a un legislativo para que ejerza el poder de hacer las leyes, en ciertas épocas, o cuando sea preciso; en consecuencia, si se le impide por la fuerza cumplir con esa misión absolutamente necesaria para la sociedad, de la que dependen la seguridad y la preservación del pueblo, ese pueblo tiene perfecto derecho a utilizar la fuerza en su defensa.
En todos los estados y condiciones el único remedio contra la fuerza que se emplea sin autoridad, es enfrentarse a ella con la misma fuerza.
El uso de la fuerza sin autoridad supone para el que la utiliza el situarse en un estado de guerra, y en calidad de agresor, y merece ser tratado como tal.

Tras exponer esta Breve y remota elucubración de Locke, en consonancia con las protestas en la calle y  nula legitimidad que le damos muchos ciudadanos indignados a los últimos gobiernos de España ante la dejadez de su función de salvaguardar los intereses y derechos de los ciudadanos que le dieron su confianza en las urnas, cabe hacerse la pregunta que encabeza este texto
¿Ha sobrepasado el gobierno Español los límites de su autoridad?
* No me hago responsable de las palabras de John Locke, por lo que si el actual gobierno Español quiere tomar acciones contra él por dejarnos este magnífico escrito que ayuda a comprender la engañosa legitimidad con que rodea su pésima y adulterada gestión sea libre de hacerlo, toda la suerte del mundo al recién creado Departamento de Seguridad Nacional en tal aventura, espero tengan experiencia en necromancia
Publicado por Esteban Cruz en 16:49

Mostrando 2 comentarios

  • Ciu empezó con la ley ómnibus y estos señoritos del pp han arrasado el resto del cortijo, algunos nos opusimos en su día y lo seguimos haciendo, ahora que  también tocan al resto, no debería haber impedimento para configurar un frente amplio y plantarles cara en todos los terrenos.

  • Carloscomadreja

     Creo que no hace falta ser rojo para darse cuenta que el Gobierno Rajoy se excedió absolutamente en sus funciones, y sin respetar ni a su propio programa electoral, y menos que menos a su propio pueblo y a sus propios votantes. Una encuesta echada a rodar por el diario “Público” revela que si mañana hubiesen elecciones, menos de 100 votantes sobre más de 2000 lo volverían a votar. Es decir, el 5 %. ¿Está claro que todos se consideran estafados, propios y extraños, salvo una ínfima minoría que se beneficia de la situación?

    http://aldeaspotemkin.blogspot.com.es/2012/07/ha-sobrepasado-el-gobierno-espanol-los.html

El terrorista financiero es peor que el convencional, pues te mete el cañon por el culo antes de darte el tiro en la nuca

RELACIONES IMPOSIBLES: ECONOMÍA REAL-ECONOMÍA FINANCIERA

Un cañón en el culo

La primera operación que efectúa el terrorista económico sobre su víctima es la del terrorista convencional, el del tiro en la nuca

CLESS

Si lo hemos entendido bien, y no era fácil porque somos un poco bobos, la economía financiera es a la economía real lo que el señor feudal al siervo, lo que el amo al esclavo, lo que la metrópoli a la colonia, lo que el capitalista manchesteriano al obrero sobreexplotado.

La economía financiera es el enemigo de clase de la economía real, con la que juega como un cerdo occidental con el cuerpo de un niño en un burdel asiático. Ese cerdo hijo de puta puede hacer, por ejemplo, que tu producción de trigo se aprecie o se deprecie dos años antes de que la hayas sembrado.

En efecto, puede comprarte, y sin que tú te enteres de la operación, una cosecha inexistente y vendérsela a un tercero que se la venderá a un cuarto y este a un quinto y puede conseguir, según sus intereses, que a lo largo de ese proceso delirante el precio de ese trigo quimérico se dispare o se hunda sin que tú ganes más si sube, aunque te irás a la mierda si baja.

Si baja demasiado, quizá no te compense sembrarlo, pero habrás quedado endeudado sin comerlo ni beberlo para el resto de tu vida, quizá vayas a la cárcel o a la horca por ello, depende de la zona geográfica en la que hayas caído, aunque no hay ninguna segura. De eso trata la economía financiera.

Estamos hablando, para ejemplificar, de la cosecha de un individuo, pero lo que el cerdo hijo de puta compra por lo general es un país entero y a precio de risa, un país con todos sus ciudadanos dentro, digamos que con gente real que se levanta realmente a las seis de mañana y se acuesta de verdad a las doce de la noche.

Un país que desde la perspectiva del terrorista financiero no es más que un tablero de juegos reunidos en el que un conjunto de Clicks de Famóbil se mueve de un lado a otro como se mueven las fichas por el juego de la Oca.

La primera operación que efectúa el terrorista financiero sobre su víctima es la del terrorista convencional, el del tiro en la nuca. Es decir, la desprovee del carácter de persona, la cosifica. Una vez convertida en cosa, importa poco si tiene hijos o padres, si se ha levantado con unas décimas de fiebre, si se encuentra en un proceso de divorcio o si no ha dormido porque está preparando unas oposiciones.

Nada de eso cuenta para la economía financiera ni para el terrorista económico que acaba de colocar su dedo en el mapa, sobre un país, este, da lo mismo, y dice “compro” o dice “vendo” con la impunidad con la que el que juega al Monopoly compra o vende propiedades inmobiliarias de mentira.

Cuando el terrorista financiero compra o vende, convierte en irreal el trabajo genuino de miles o millones de personas que antes de ir al tajo han dejado en una guardería estatal, donde todavía las haya, a sus hijos, productos de consumo también, los hijos, de ese ejército de cabrones protegidos por los gobiernos de medio mundo, pero sobreprotegidos desde luego por esa cosa que venimos llamando Europa o Unión Europea o, en términos más simples, Alemania, a cuyas arcas se desvían hoy, ahora, en el momento mismo en el que usted lee estas líneas, miles de millones de euros que estaban en las nuestras.

Y se desvían no en un movimiento racional ni justo ni legítimo, se desvían en un movimiento especulativo alentado por Merkel con la complicidad de todos los gobiernos de la llamada zona euro. Usted y yo, con nuestras décimas de fiebre, con nuestros hijos sin guardería o sin trabajo, con nuestro padre enfermo y sin ayudas para la dependencia, con nuestros sufrimientos morales o nuestros gozos sentimentales, usted y yo ya hemos sido cosificados por Draghi, por Lagarde, por Merkel, ya no poseemos las cualidades humanas que nos hacen dignos de la empatía de nuestros congéneres.

Ya somos mera mercancía a la que se puede expulsar de la residencia de ancianos, del hospital, de la escuela pública, hemos devenido en algo despreciable, como ese pobre tipo al que el terrorista por antonomasia está a punto de dar un tiro en la nuca en nombre de Dios o de la patria.

A usted y a mí nos están colocando en los bajos del tren una bomba diaria llamada prima de riesgo, por ejemplo, o intereses a siete años, en el nombre de la economía financiera.

Vamos a reventón diario, a masacre diaria y hay autores materiales de esa colocación y responsables intelectuales de esas acciones terroristas que quedan impunes entre otras cosas porque los terroristas se presentan a las elecciones y hasta las ganan y porque hay detrás de ellos importantes grupos mediáticos que dan legitimidad a los movimientos especulativos de los que somos víctimas.

La economía financiera, si vamos entendiéndolo, significa que el que te compró aquella cosecha inexistente era un cabrón con los papeles en regla.

¿Tenías tú libertad para no vendérsela? De ninguna manera. Se la habría comprado a tu vecino o al vecino de tu vecino. La actividad principal de la economía financiera consiste en alterar el precio de las cosas, delito prohibido cuando se da a pequeña escala, pero alentado por las autoridades cuando sus magnitudes se salen de los gráficos.

Aquí están alterando el precio de nuestras vidas cada día sin que nadie le ponga remedio, es más, enviando a las fuerzas del orden contra quienes tratan de hacerlo.

Y vive Dios que las fuerzas del orden se emplean a fondo en la protección de ese hijo de puta que le vendió a usted, por medio de una estafa autorizada, un producto financiero, es decir, un objeto irreal en el que usted invirtió a lo mejor los ahorros reales de toda su vida.

Le vendió humo el muy cerdo amparado por las leyes del Estado que son ya las leyes de la economía financiera, puesto que están a su servicio.

En la economía real, para que una lechuga nazca hay que sembrarla y cuidarla y darle el tiempo preciso para que se desarrolle. Luego hay que recolectarla, claro, y envasarla y distribuirla y facturarla a 30, 60 o 90 días. Una cantidad enorme de tiempo y de energías para obtener unos céntimos, que dividirás con el Estado, a través de los impuestos, para costear los servicios comunes que ahora nos están reduciendo porque la economía financiera ha dado un traspié y hay que sacarla del bache.

La economía financiera no se conforma con la plusvalía del capitalismo clásico, necesita también de nuestra sangre y en ello está, por eso juega con nuestra sanidad pública y con nuestra enseñanza y con nuestra justicia al modo en que un terrorista enfermo, valga la redundancia, juega metiendo el cañón de su pistola por el culo de su secuestrado.

Llevan ya cuatro años metiéndonos por el culo ese cañón. Y con la complicidad de los nuestros.

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/08/13/actualidad/1344875187_015708.html

Hemos denunciamos en toda España (DRY), el terrorismo financiero que nos gobierna.

“¡Recortes a los pobres…
… y rescates a los ricos!”

En Albacete, como en otras 25 ciudades españolas, hoy a la hora del ángelus, no sonaron las campanas, ni los partes horarios, ni los rezos de esa hora, sino los megáfonos con los que denunciamos la inmensa carga que supone sobre la hacienda pública, los mas de 190.000 millones de euros utilizados en nuestro país para rescatar al sector financiero.
Y lo hicimos en una sede bancaria denunciando también la hipocresía que supone que mientras se ayuda a la banca, se está llevando a cabo una brutal agresión a los derechos de toda la ciudadanía, con políticas de austeridad y de recortes de derechos laborales y de los servicios públicos básicos.
Podríamos haberlo hecho en la CCM, a fin de cuentas intervenida antes que la CAM, donde se obró igual de mal, donde sus responsables campan a sus anchas con la misma impunidad, y donde el rescate escenificó la perdida de la Caja de la región. Pero la acción es nacional y juntos actuamos.
Por eso hoy hemos simbolizado nuestra protesta pacífica en la CAM, una Caja de Ahorros cuyo rescate ha costado 5.000 millones de euros, es decir 111 euros del bolsillo de cada un@ de nosotr@s.
El manifiesto que le hemos entregado al director de esta caja, como puede verse en esta foto autorizada, para que lo traslade a sus superiores es el siguiente:NO AL RESCATE DE LOS BANCOS CON DINERO PÚBLICODesde hace meses venimos asistiendo a una creciente intervención estatal, a través de diversos canales de financiación, en los problemas de solvencia de bancos y entidades crediticias en general.

Desde Democracia Real Ya queremos denunciar el uso indebido de dinero público para acudir al rescate de entidades que, por su mala gestión o por una asunción desmedida de riesgos, se están viendo abocadas a la quiebra -o a la intervención y ayuda estatal- para poder sobrevivir.
No se puede pedir a los ciudadanos, en aras a la estabilidad del sistema financiero, que acudan a salvar a entidades arruinadas por una gestión ineficaz, al mismo tiempo que se le exigen esfuerzos adicionales y pérdida de servicios públicos para, según se les dice, poder vencer la crisis.
 Cuando una empresa, acuciada por esta misma crisis, entra en quiebra, se disuelve y reparte entre sus acreedores, no es rescatada por los ciudadanos.
 Cuando un parado pierde o agota sus prestaciones, ni nadie acude a sufragar sus más elementales necesidades, ni es rescatado por los ciudadanos.
 Cuando un ciudadan@, ahogado por esta misma crisis, no puede pagar la hipoteca, no solo pierde el derecho básico a la vivienda que la Constitución reconoce, sino que además se le persigue, aún después de haberla perdido, y nadie acude a su rescate.
Los que han llevado a estas entidades a esa situación son los mismos que sobretasaban y financiaban viviendas por encima de su valor, y que asumían riesgos inasumibles en aras a continuar su lucrativo negocio, esos son quienes deben responder de las pérdidas y de su gestión, no los ciudadanos soportando el peso del rescate.
Baste poner como ejemplo los 12.000 millones de euros de las participaciones preferentes, emitidas por bancos y cajas en estos 3 últimos años, (entre ellas la CAM, que vendió a 5.000 de sus clientes estos productos como depósitos sin riesgo, asegurando que en cualquier momento se podrían retirar los fondos, cuando la verdad es que, en la situación de crisis actual, se han convertido en productos tóxicos, que los bancos se niegan a asumir).
Se calcula en unos 700.000 el número de afectados por este fraude, y actualmente, la asociación de usuarios de banca promueve una denuncia colectiva para conseguir la devolución de sus ahorros.
Los últimos rescates de la CAM y del Banco de Valencia, unidos a los de Caja Castilla la Mancha y CajaSur, elevan a otros 12.000 millones de euros, los empleados en rescatar a las entidades crediticias, en definitiva, uno de los sectores causantes de la crisis.
Ante este grave atentado al erario público, pagando o financiando a quien debería financiar, o contribuyendo con ello a las insultantes jubilaciones de muchos de sus directivos, denunciamos públicamente esta situación, y desde Democracia Real Ya exigimos: El cese inmediato de los rescates a los bancos con dinero público.
 La depuración de todas las responsabilidades económicas o penales derivadas de la mala gestión de los gestores de las entidades rescatadas.
 Nuestra entrada en los consejos de administración de las entidades rescatadas para intervenir en su gestión y tutela, dando así respuesta a la necesidad de tener una banca pública que compense los desequilibrios mostrados por la actual banca privada, y concediendo, por ejemplo, préstamos a bajo interés a empresas que muestren proyectos viables y compromisos de estabilidad laboral ante sus empleados.
 Utilizar el parque de inmuebles de las entidades rescatadas para promover alquileres a bajo coste para los más necesitados, descargando así al erario público del peso del rescate.
Porque l@s ciudadan@s “no somos mercancía en manos de los banqueros“,
y porque “ya basta de pagar las crisis de otros; que paguen los que nos han llevado hasta aquí”, gritamos
¡Democracia real Ya!, ¡Unid@s por un cambio global!

Vídeo sobre el tema: “NO RESCATE DE LOS BANCOS CON DINERO PÚBLICO”:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=WuyS6x77WHc

¡¡QUE NO NOS ROBEN MÁS NUESTRO DINERO, PARA BENEFICIO DE UNOS CUANTOS SINVERGÜENZAS!!

 
En esta misma línea, ATTAC, a cuya organización también me honro pertenecer, así se ha pronunciado:“Es un tratamiento injusto que se ha plasmado en una sucesión de leyes generosas dotando de abundantes fondos públicos a la banca (FAAF, FROB y la recién aprobada reforma financiera), fondos que suponen una inmensa carga sobre la hacienda pública que ascienden a 141.000 millones, sin contar con los adicionales 52.000 millones de la nueva reforma y sin tener en cuenta los gastos financieros originados por el aumento del diferencial sobre los títulos de deuda pública española causados por la desconfianza en la exposición a la burbuja inmobiliaria de nuestro sistema financiero, o que buena parte de los avales públicos tengan que ser ejecutados.
 
La otra cara de la moneda son las políticas de austeridad hacia la mayoría de la sociedad que han dinamitado un Estado de bienestar aun subdesarrollado y que dificulta si no impide cualquier posibilidad de salir de la recesión, cuando no nos aboca hacia una depresión si cabe más profunda.

Desde que empezó la crisis económica originada en el sector financiero (bancos, cajas y entidades de crédito) hemos oído toda clase de justificaciones falaces para realizar el rescate de las entidades, desde el “demasiado grandes para caer”, hasta “los rescates no costarán ni un solo euro al erario público”.

 
Contrasta esa actitud indulgente, compartida hasta la casi completa unanimidad desde los principales medios de comunicación hasta los diferentes gobiernos, con la severidad que estos mismos han mantenido respecto al gasto en nuestro precario Estado de bienestar, objeto de constantes recortes y retrocesos importantes desde el año 2010 y achacado a su supuesta prodigalidad o al ya ubicuo ” vivir por encima de nuestras posibilidades”.
 
Esta auténtica ley del embudo, que siempre tiene su extremo amplio por el lado de las entidades financieras y el extremo estrecho por el lado de los servicios públicos, es una manifestación del deterioro de nuestra democracia, donde pesan más intereses privados de accionistas multimillonarios que el mantenimiento de servicios esenciales para la población como la educación y la sanidad públicas”.

Para más información sobre ¡Democracia Real Ya! – Albacete,
escribir un e-mail a la dirección: albacete@democraciarealya.es.
E-mail: democraciarealalbacete@gmail.com
Blog del grupo local.
FacebookTwitter: #DemocraciaRealYaAlbacete, @DRYalbacete, #!/DRYalbacete
Y su página nacional DRY.

GENTE de PAZ sobreviviendo al LÍMITE de su PACIENCIA #25S Desahógate

Gente de paz

Soy una persona pacifica.
Tanto es así, que en mis recuerdos, hasta donde alcanza mi memoria, jamás he tenido un enfrentamiento violento con nadie.
Siempre me he medido con palabras y sin puños, y no por cobardía, que ante situaciones violentas siempre he dado la cara, sino por que vivo en el convencimiento del poder del discurso.
Las razones siempre han sido más fuertes que los puñetazos.
Si bien es cierto, que a veces las situaciones ante las que te pone la vida dejan pocas salidas, aprendí desde bien joven a contar hasta diez, y serenar mis iras, a calmarme y a pensar en soluciones “no violentas”.
El hecho de no haberme visto envuelto en peleas ni broncas juveniles, (ni tan siquiera de niños) y mucho menos de adulto, que es cuando uno ya tiene claro sus objetivos vitales, y que siempre he pensado que la violencia nunca puede traer nada bueno, no se justifica en mi carácter, que lo tengo mas bien iracundo, soy persona de “mal carácter” según me definen los cercanos.
Últimamente, cuento hasta diez casi a diario, e incluso varias veces al día, y aun así, encuentro difícil la calma ante las situaciones tan injustas, tan dolorosas que nos están haciendo vivir.
Me asalta la ira en cada titular de noticias, en cada artículo, en cada declaración del gobierno, en sus medidas y en sus decretos, en sus sonrisas irónicas y sus risas veladas, en sus desmanes, en sus abusos y en sus recortes.
Me asalta la ira cuando me rozo con la pobreza provocada, con el desempleo, con la desesperación de mis vecinos, con enfermos crónicos y pensionistas, con los jubilados de hoy y con los que se jubilarán mañana.
Me asalta la ira la incomprensión del gobierno, su nepotismo y sus prebendas, su corrupción encubierta y su amiguismo, su interés en reflotar los bancos mientras el pueblo se hunde, sus subidas de impuestos injustos y su proteccionismo de los que más tienen, sus indultos fiscales y a los corruptos, su influencia en los jueces y el control que ejercen sobre los medios.
Me asalta la ira en cada momento de cada día.
Y también cuando leo esas noticias del exterior, tan frías,
a las que les falta esa especie de “toque humano”,
las que hablan del hambre en el mundo,
de la falta de agua en algunas zonas,
de los muertos de guerras dictatoriales,
de los enfrentamientos entre hermanos,
de las luchas del poder por el poder,
de la radicalización de los países islámicos,
de la desgracia de los refugiados,
de la cantidad de locos que por no perder su estatus sacrifican a su pueblo,
de la amenaza de guerras químicas y atómicas,
del sinsentido de las Naciones Unidas,
que entre medidas vetadas y resoluciones incumplidas valen para muy poco,
de los pueblos a los que se les ha arrebatado su tierra
y de los que viviendo en su tierra se sienten invadidos,
del proteccionismo europeo y americano de los países con riquezas naturales
y de la condena al olvido de los que nada tienen,
de los atentados terroristas y de las matanzas de civiles,
gente como yo, que nada tiene que ver en los conflictos creados por y para el beneficio de otros.
Me asalta la ira cada minuto que estoy despierto.
Con la edad, dicen que uno se va serenando.
No es mi caso, y no recuerdo en mi corta historia haber vivido momentos de tanta crispación, de tanta ira almacenada, que poco a  poco, me corrompe el sentido, me induce al odio hacia quien comete fechorías contra su pueblo, contra su gente, contra sus iguales.
Me enfurece ver la altanería de nuestros políticos, despegados del pueblo que los votó, desconectados del mundo de la realidad y que se mueven como pez en el agua en el mundo de la palabrería, de las promesas que no se piensan cumplir, de la mentira.
Me enfurece escuchar al presidente del gobierno decir que sus problemas (y lo dice en este orden) son salvar el euro y, después, sacar a España de la recesión. Me enfurece ver a la oposición callar ante los desmanes.
Estoy en un estado de enfurecimiento permanente.
Y supongo, que como yo, habrá millones de españoles,
dolientes del mal gobierno que nos ha tocado,
enfurecidos por las actitudes injustificadas de la clase gobernante,
gente llenas de ira, descontentas con la vida que nos están haciendo vivir,
defensores de unos derechos conseguidos con años de lucha y sacrificios,
herederos de una situación que no nos tocaba heredar,
gente que padece en su día a día los recortes,
los impuestos, las penurias, los precarios puestos de trabajo,
los ridículos salarios ofertados por unos empresarios amparados en una reforma laboral
que iba a generar empleo pero que de momento solo crea paro y más paro,
gente desesperada, desahuciada, en el limite de sus posibilidades,
gente que, votaran o no a estos gobernantes, lo sufren por igual.
Vivimos días de manifestaciones populares, que parecen no afectar a la clase política.
Ante el rechazo (más que generalizado) de sus medidas, se muestran convencidos de que lo que hacen es lo correcto, e incluso, en sus ultimas declaraciones (y una de las pocas que le conocemos desde que instauro su “gobierno”) Mariano Rajoy dice que estas medidas, las injustas, las dolosas, las antidemocráticas medidas que va tomando viernes a viernes, le ayudarán a ganar de nuevo las próximas elecciones.
Solo si es posible volver a la Moncloa con los votos de los poderosos, de los ricos, de los empresarios, de los banqueros y de los corruptos lo conseguiría. Estas declaraciones son la máxima expresión de su desconexión con el mundo real.
Y como el, sus ministros, legislando contra la sociedad, eliminando derechos básicos, perjudicando al pueblo…
Como asumo que no son deficientes mentales, como asumo que saben lo que hacen y lo que dicen, asumo que se creen protegidos, que no esperan ningún tipo de revuelta social, que andan en la tranquilidad del trabajo “bien realizado”.
La estupidez humana, no conoce límites…
¿Es para estar furioso… o no?
Jose Ramiro, bloguero
Publicado por estonotienearreglo en  9/03/2012   04:00:00 p.m.
Etiquetas: 
sep 1, 2012 - #15M, DENUNCIA    Sin Comentarios

El Estado de malestar

OBSERVATORIO GLOBAL

  • Artículo de

    logo

El Estado de malestar

La destrucción del Estado de bienestar conducirá a la entronización de un Estado de malestar de siniestros perfiles

Artículos | 01/09/2012 – 00:00h

Lo que estamos viviendo en el contexto de la crisis, en España y en el mundo, es la transición del Estado de bienestar al Estado de malestar.

En la convención republicana de Estados Unidos, que tuvo lugar en Tampa esta semana, se aclamó un programa calcado del presupuesto que presento en el Congreso Paul Ryan, el líder más carismático de la derecha.

Recortes presupuestarios a tope en las prestaciones sociales, reducción masiva de impuestos a los más adinerados y a las grandes empresas y mantenimiento de impuestos a los sectores medios y bajos.

Así se supone que se reduce el déficit presupuestario (sobre todo por los recortes) y se estimula la inversión (porque se espera que los ricos inviertan con el dinero disponible en contra de la evidencia empírica de los últimos 20 años). Pero, ¿que más da?

Ya se encuentran siempre economistas a sueldo para hacer una gráfica que justifique cualquier cosa. Se trata de quien tiene el poder de hacerlo.

Los republicanos controlan la Cámara de Representantes, gracias a la ingenuidad de Obama.

Y si Romney y Ryan llegan a la Casa Blanca, será el llorar y el crujir de dientes para la castigada sociedad estadounidense, con el apoyo de la mayoría de hombres blancos que son tan racistas como antigobierno por ideología.

Lo mas espectacular es el proyecto de liquidación gradual de Medicare, el programa de salud pública de Estados Unidos destinado a los mayores.

Puede imaginarse una política mas descarnadamente antisocial que retirar la cobertura de sanidad a los desprotegidos en su jubilación?

Era impensable hace un tiempo, pero en tiempos de crisis todo es posible. Incluso el que una crisis financiera generada por los financieros desemboque en salvar a las instituciones financieras y recompensar a sus ejecutivos en salarios e impuestos para, en cambio, penalizar a los mas necesitados quitando elementos esenciales de su protección social.

Pero esto no es, como sabemos, sólo una cuestión de política estadounidense. La estrategia de Merkel y demás dirigentes europeos, con Rajoy jaleando para que salven al país, y a él de paso, no es diferente.

Se trata de aprovechar el miedo de los ciudadanos para llegar al poder, hacer creer que hay que elegir entre austeridad y caos, y liquidar, con el apoyo de un empresariado de cortas miras, lo que era la clave de la sociedad europea: el Estado de bienestar

Es ahora o nunca.

Hay que dejar de pagar a los parados porque en el fondo son jóvenes vagos sin respeto a la autoridad.

A los pacientes porque consumen excesivos fármacos (y ¿cómo si no prosperarían las empresas farmacéuticas?).

A los profesores que no se resignan a ser gestores de almacenamiento de niños en lugar de educadores.

E incluso a estos funcionarios públicos exaltados como héroes de la sociedad, bomberos, policías y demás agentes de seguridad, malpagados, maltratados y obligados a veces a pegar a quienes con ellos se solidarizan.

Se argumenta que en tiempo de crisis no da para estos lujos.

Olvidando que sólo se sale de la crisis con productividad y competitividad, lo cual requiere educación, investigación, servicios públicos eficientes. Las cuentas de la vieja de Rajoy no sirven para una economía moderna.

El problema no es gastar más de lo que se ingresa sino gastarlo mal en lugar de invertirlo en recursos humanos y de emprendeduría que puedan acrecentar la economía real y generar más riqueza.

Una estupidez recorre Europa: la idea de que el Estado del bienestar es excesivamente caro y además insostenible porque el envejecimiento de la población conlleva menos activos y muchos más dependientes y, además, más caros estos últimos porque no tienen la decencia de morirse cuanto toca.

En el fondo se trata del triunfo de una mentalidad en que la vida es para producir y consumir y cuando ya no da más hay que eliminar el desecho o reducirles las prestaciones en consonancia con su irrelevancia.

Pues, ¿saben qué? En términos estrictamente técnicos, no es así.

El Estado de bienestar es la base de la productividad, además de la solidaridad social.

En el libro que publique hace unos años con Pekka Himanen sobre el modelo finlandés mostramos cómo la productividad y competitividad de Finlandia, entre las más altas de Europa y superiores a la teutona,

estaban basadas en la calidad del capital humano, de la educación, de las universidades, de la investigación.

Y también de la salud publica (sin corpore sano no hay mens sana).

De modo que hay un circulo virtuoso: el Estado del bienestar genera capital humano de calidad que genera productividad que permite financiar sobre bases no inflacionistas el Estado del bienestar.

Si se desconectan, se hunden los dos.

Porque el tan cacareado desfase entre activos y pasivos olvida que en esa ratio entre el numerador de pasivos y el denominador de activos lo importante no es el número en sí sino cuánta productividad generan los activos para pagar por el costo de sostener a los pasivos.

Si además las prestaciones sociales se realizan con un Estado de bienestar dinámico y apoyado en tecnologías de información, se abaratan costos.

De modo que es sostenible a condición de generar productividad en la economía y disminuir ineficiencia (que no empleo) en el Estado mediante una modernización organizativa y tecnológica del sector público.

Pero hay algo aún más importante.

El Estado de bienestar no fue un regalo de gobiernos o empresas.

Resultó en el periodo 1930-1970 (según países) de potentes luchas sociales que consiguieron renegociar las condiciones del reparto de la riqueza.

Y como resultado se estableció una paz social que permitió centrarse en producir, consumir, vivir y convivir.

Hoy día se están cuestionando las bases de esta convivencia. Mal cálculo para sus promotores.

Porque la destrucción deliberada del Estado de bienestar conducirá a la entronización de un Estado de malestar de siniestros perfiles. Pero esto no acaba así.

Nuevos movimientos se están gestando, uniendo indignados y sindicatos.

Y de ahí puede surgir un nuevo Estado y un nuevo bienestar.

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120901/54345428212/manuel-cstells-el-estado-de-malestar.html#.UEKNTe_ekLm.twitter

UNA HISTORIA DE DEMOCRACIA

Publicado por Estado de malestar en domingo, mayo 29, 2011 

Estado del malestar


Subido por  el 21/02/2011

sep 1, 2012 - DENUNCIA    Sin Comentarios

DESPRESTIGIAN la SANIDAD PÚBLICA para poder lucrarse ELLOS con la PRIVADA

LA CUARTA PÁGINA

Avanzar al pasado:

la sanidad como mercancía

El real decreto de abril del Gobierno del PP es una contrarreforma que nos lleva tres décadas atrás.

Quieren seguros sanitarios para los ricos, la seguridad social para los trabajadores y la beneficencia para el resto

Archivado en:

MARCOS GUARDIOLA

La obtención del derecho a la atención sanitaria ha sido una de las conquistas sociales más importantes de la segunda mitad del siglo XX, un bien público equiparable al derecho al voto, la educación o tener una pensión.

Un referente histórico de los países con sistemas sanitarios públicos financiados directamente con impuestos fue el National Health Service británico, que en 1948 propuso una asistencia preventiva y curativa para “todo ciudadano sin excepción”.

Junto a Reino Unido, los países nórdicos y otros países europeos siguieron procesos parecidos estableciendo sistemas sanitarios según los principios de financiación pública, acceso universal y una amplia oferta de servicios sanitarios con independencia de los ingresos, posición social o lugar de residencia.

En España ese proceso fue tardío. Durante el periodo final de la dictadura franquista, dos tercios de la población tenían alguna cobertura sanitaria.

En 1978, cuando la Constitución estableció el derecho a la protección de la salud ciudadana, cuatro de cada cinco personas estaba ya cubierta por la Seguridad Social.

En 1986 se produjo un cambio fundamental cuando la Ley General de Sanidad sentó las bases de un Sistema Nacional de Salud (SNS) que amplió la cobertura y proveyó atención sanitaria de mayor calidad para casi toda la población.

En esos mismos años, sin embargo, el sector sanitario público se situó bajo el punto de mira de Gobiernos conservadores, instituciones internacionales y grandes empresas (farmacéuticas, seguros, tecnológicas y hospitalarias), aumentando progresivamente la presión para mercantilizar la sanidad. La razón es fácil de entender: en una fase de estancamiento capitalista y reducción de beneficios, la atención sanitaria era un lugar ideal para hacer negocios.

En 1987 y 1993, dos relevantes informes del Banco Mundial ya plantearon la necesidad de adoptar criterios mercantiles, desinstitucionalizar la atención sanitaria y otorgar un mayor papel a las aseguradoras y prestadores privados de servicios.

No olvidemos que los sistemas sanitarios público y privado son como “vasos comunicantes”: para que el privado tenga posibilidades de lucro primero hay que desprestigiar, debilitar o “parasitar” al público.

Para que la privada pueda lucrarse hay que desprestigiar, debilitar o “parasitar” a la pública

En 1991, el Informe Abril se convirtió en el primer intento serio de promover la mercantilización del sistema sanitario en España. Se abogaba por mejorar su eficiencia mediante la separación de la financiación pública de la provisión de servicios o la instauración de conceptos como la “prestación adicional” y “complementaria” cofinanciados por el usuario.

Los argumentos ideológicos, repetidos desde entonces hasta la saciedad, son bien conocidos: el sector público es “insostenible” y “burocrático”, el sistema privado es “más eficiente” que el público, “la salud pertenece al ámbito personal”, los usuarios son responsables de “abusar de la sanidad”.

Ni la investigación científica ni la propia OMS confirman esos supuestos.

La sanidad pública es más equitativa (sobre todo cuando tiene financiación suficiente finalista), eficiente (sobre todo si se impulsa la atención primaria) y tiene más calidad que la privada (con las excepciones del confort y el tiempo de espera).

A finales de la década de los noventa, el proceso mercantilizador se acelerará.

En 1997, bajo el Gobierno de José María Aznar, el PP aprobó (con el apoyo de PSOE y PNV) la Ley 15/97 que permitía la entrada de entidades privadas en la gestión de los centros sanitarios públicos, y en 1999, con la construcción y gestión del hospital de La Ribera en Alzira, se abrió el camino a la mercantilización de la sanidad y el fomento a “modelos de negocio” privados.

La Generalitat valenciana del PP de Eduardo Zaplana lo puso en manos de un consorcio formado por el grupo Ribera (gestión sanitaria), Adeslas (aseguradora médica), Lubasa (inmobiliaria) y Dragados (constructora).

En Madrid, la cesión en 2005 del hospital de Valdemoro a la empresa de capital sueco Capio se convirtió, bajo el PP de Esperanza Aguirre, en la punta de lanza de la construcción de centros privados.

En las autonomías se ha producido un goteo constante de estrategias de privatización

En Cataluña se configuró históricamente un sistema de gestión sanitaria mixto donde junto a los hospitales públicos hay una extensa red de centros semipúblicos con una amplia presencia de instituciones locales y grupos privados y eclesiásticos, y un modelo público con una concepción empresarial.

En 1995 se aceptó el ánimo de lucro en la gestión de la sanidad pública, y las sucesivas reformas legales de CiU y el tripartito (PSC, ERC; ICV-EUA) reforzaron aún más el llamado “modelo catalán”.

La reforma del Institut Català de la Salut de 2007 y la llamada ley Ómnibus contemplaron la posibilidad de que los hospitales públicos alquilaran operadores privados en las plantas cerradas o los quirófanos que dejaran de operar por las tardes.

A lo largo del proceso histórico sucintamente resumido, las estrategias para mercantilizar y privatizar la sanidad han sido permanentes, un goteo constante.

El resultado ha sido reducir progresivamente la capacidad asistencial de los centros públicos, cerrándose camas, consultas y quirófanos hospitalarios, restringiendo urgencias ambulatorias y alargando las listas de espera.

A decir de políticos tan significados como Esperanza Aguirre o Artur Mas, se trata de reducir la sanidad pública a su “núcleo básico” manteniendo la gratuidad de los servicios sanitarios imprescindibles.

Si las clases medias dejan el sistema público, este se debilitará y convertirá básicamente en un sistema de y para los pobres.

Bajo el discurso de una supuesta insostenibilidad financiera, haber “vivido por encima de nuestras posibilidades” y con una población enshock por la crisis actual, tras el goteo, llega ahora el turno al chorro de agua helada en forma de un Real Decreto Ley (RDL 16/2012, 20 de abril) que comporta pasar de un sistema nacional de salud a un sistema tripartito basado en los seguros sanitarios para los ricos, la seguridad social para los trabajadores y la beneficencia para el resto de personas.

El RDL del Gobierno del PP es una contrarreforma sanitaria que nos lleva tres décadas atrás.

Primero, porque se pasa de un sistema financiado con impuestos directos a un sistema basado en la financiación de un modelo de seguros con el pago del afiliado (asegurado) o el protegido (beneficiario) por la Seguridad Social y numerosos copagos.

Segundo, porque se renuncia a la atención sanitaria universal excluyendo a los sectores más débiles de la sociedad española: inmigrantes sin papeles y discapacitados con una discapacidad menor del 65%, entre otros colectivos.

Tercero, porque se establecen tres niveles de servicios sin definir aún, lo que apunta a una reducción de las prestaciones básicas y la generación de un sistema de beneficencia que “arrastrará” a la clase media hacia los seguros privados con prestaciones complementarias sometidas a repago.

Millones de pensionistas, cuya economía raya en la subsistencia, deberán realizar “repagos” (un “impuesto sobre la enfermedad”) según su nivel de renta (una gestión que es compleja e injusta), y pagar por fármacos que sirven para “síntomas menores”.

Y cuarto, ya que se niega la sanidad a inmigrantes o personas enfermas socialmente excluidas, el “nuevo” sistema acarreará problemas de salud pública con la saturación de los servicios de urgencias y la probable aparición de epidemias.

Además, es un modelo implantado en forma autoritaria y anticonstitucional que producirá graves problemas de salud y desigualdades, especialmente en pobres, enfermos crónicos, discapacitados y quienes deban desplazarse a los centros sanitarios.

Ese modelo significa “avanzar” hacia una sanidad mercantilizada, injusta, que rompe el concepto de ciudadanía y solidaridad social, que abre paso al clasismo, la desigualdad y es el fin del derecho universal a la sanidad y la salud.

Los sistemas de sanidad públicos, accesibles, con organización y gestión esencialmente públicas y una elevada calidad de prestaciones, ofrecen resultados globales de salud mejores que otros modelos.

Que el sistema sanitario público pueda mejorar su eficiencia (con más atención primaria y menos gasto farmacéutico), calidad (con más atención en salud mental por ejemplo) y equidad (protegiendo a toda la población) no puede ser excusa para que las fuerzas económicas y políticas que favorecen la mercantilización sanitaria destruyan un modelo conseguido a través de largas luchas sociales.

La atención sanitaria debe ser un derecho ciudadano independientemente de la condición social y el lugar donde se viva y no una mercancía que solo consuman los “clientes” que puedan pagarla.

Joan Benach es profesor de Salud Pública y miembro de GREDS-EMCONET (UPF). Su último libro publicado es La sanidad está en venta (Icaria). Firman también este artículo Carles Muntaner, Gemma Tarafa y Clara Valverde.

http://elpais.com/elpais/2012/07/06/opinion/1341595001_910539.html 

Capio Sanidad: la entidad que se quedará con los hospitales, propiedad de Rato, Cospedal, etc.

Observatorio de Salud: 5

¿Quién y cómo privatiza nuestra sanidad?
Por un modelo sanitario (catalán) sin corrupción
Ramon Serna, Albano Dante Fachin, Miquel Miras y David Vidal
En esta quinta entrega del Observatorio de la Salud coordinado por el Grupode Investigación sobre Desigualdades en Salud (GREDS-EMCONET) de laUniversidad Pompeu Fabra, 
 Mientras tanto presenta un trabajo de denuncia de gran actualidad en el que se analiza el proceso de privatización de la sanidad en Cataluña y el funcionamiento interno del “modelo sanitario catalán”. 
El texto muestra cómo las elites políticas y económicas favorecen los intereses privadosen detrimento de la sanidad pública, describe ejemplos del funcionamiento del sistema y explica algunas de las prácticas basadas en el clientelismo y “las puertas giratorias” a través de favores políticos, pagos y salarios millonariosirregulares y adjudicaciones sin concurso. 
En el último apartado se llama a la movilización ciudadana en defensa de la sanidad pública.
* * *
La privatización de los servicios sanitarios publicado hace dos años (Traficantes de sueños, 2010) fue útil para que las personas interesadas en conocer dicho “modelo” descubrieran los mecanismos internos creados premeditadamente por sus impulsores para posibilitar y legitimar el actual ataque a la sanidad pública y al conjunto de derechos colectivos de la ciudadanía. Un ataque que va mucho más allá de los actuales recortes sanitarios ya que su objetivo final es acabar con el estado de bienestar, es decir, que haya sólo bienestar para quien se lo pueda pagar y que se conformen con la caridad o la beneficencia quienes no puedan hacerlo.
A partir de las aportaciones resumidas en el libro citado, las elaboradas con posterioridad por técnicos de la Generalitat durante la vigencia del gobierno del tripartito (ver el “Estudi del sector públic de la Generalitat de Catalunya” y “Algunas reflexiones sobre el proceso de descentralización funcional en el sector público de la Generalitat de Cataluña”), y nuestro propio análisis, describimos las principales “constantes” o características clave del llamado “modelo sanitario catalán”, ponemos ejemplos de su institucionalización, opacidad y elevado nivel de corrupción, describimos la intención más o menos oculta de desmontar el estado de bienestar, y planteamos algunas de las luchas que quieren cambiar ese modelo.
Algunas “esencias” del “modelo sanitario catalán”
Tras la transferencia de la gestión de la sanidad a la Generalitat de Cataluña, y a lo largo de los años ochenta, la sanidad catalana fue constituyendo un “mercado relacional” basado en profundas y duraderas relaciones de confianza y de poder entre sus agentes responsables: planificadores, financiadores y proveedores (públicos, semipúblicos y privados), entre otros.
Este mercado relacional, previo al triunfo a principios de los años 90 de las teorías de la “Nueva Gestión Pública” (NGP) que propugnaba la disociación entre la compra y la provisión de servicio, sigue aún determinando las políticas actuales que abogan por la privatización de la sanidad pública.
Aunque el ’Servei Català de la Salut’ (SCS o CatSalut), creado por la Ley de Ordenación Sanitaria de Cataluña (LOSC) en 1990, fue previo a la implantación de la NGP, el SCS fue diseñado para su adaptación al mismo.
Así, alejándose del mandato de la Ley General de Sanidad de 1986 que obligaba a agrupar en su seno los servicios sanitarios, el SCS asumió el papel de comprador y fomentó la creación de un extenso sector público empresarial y la contratación de esos servicios a entidades netamente privadas.
Aunque el cambio del derecho administrativo hacia el derecho privado defendida en la NGP da por supuesto que las regulaciones no son sino una rémora para la eficacia y la eficiencia en la prestación de servicios, no existe evidencia empírica de la superioridad de la gestión privada sobre la pública sino todo lo contrario. Una situación que se ha agravado si cabe tras la flexibilización de la ley de contratos de las administraciones públicas.
La posibilidad de subcontratación de la gestión y de los servicios es una de las piezas claves del modelo que ha permitido y fomentado dos importantes fenómenos:
primero, la creación “ad hoc” de empresas que asumen dichas subcontratas, una de tantas formas de practicar el clientelismo;
y segundo, la consolidación del fenómeno conocido como la ‘puerta giratoria‘, mediante el cual las elites del gobierno se turnan o complementan con las elites económicas para atender sus propios intereses.
Otro elemento determinante para entender la actual situación en la contratación y privatización de los servicios es la introducción del paradigma de la “competencia” en la actuación pública.
Es éste un ejercicio de hipocresía por cuanto en dichas contrataciones predominan las relaciones de confianza y poder descritas anteriormente.
Esta misma política aplicada al ámbito laboral a través de los complementos salariales ligados a la ‘productividad’ ha tenido claros efectos perversos entre el personal y sobre los propios usuarios.
La tan repetida colaboración “público-privada” permite mostrar numerosos ejemplos de un verdadero“parasitismo” por parte de los intereses privados, que va desde escandalosos rescates públicos de iniciativas privadas fallidas, con o sin fraude de por medio, hasta la evidencia de no favorecer más que a actores muy determinados, como en el caso de la ‘colaboración’ de La Caixa en el Plan de Inmigración.
Una de las razones que, por ejemplo, el PSC utilizó en la construcción del Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí fue que la inversión realizada por empresas privadas no contabilizara como deuda pública.
Prácticas de este tipo son las que nos han llevado a la actual crisis del sistema.
La insistencia en la “autonomía de gestión” (AdG) y la “descentralización territorial” ha resultado ser un mero mito que analizaremos a continuación juntamente con otras prácticas que el modelo oculta o niega pero que son constantes: la opacidad, la corrupción y la persistencia en el proceso de privatización.
Mostrar las múltiples deficiencias y perversiones del llamado “modelo sanitario catalán” permite no sólo mostrar las inconsistencias de dicho “modelo” sino también el carácter netamente doctrinario e ideológico de una NGP que no por casualidad ha sido avalada por el Fondo Monetario Internacional.
Ejemplos de cómo la opacidad y la corrupción se institucionalizan
Utilizando un señuelo tan preciado políticamente como la palabra “autonomía”, el conglomerado político-económico dominante presenta la “autonomía de gestión” (AdG) como un dogma irrefutable, una panacea, un perfecto anzuelo para profesionales crédulos, a veces movidos por el interés, a veces por su santa inocencia. Jaume Benavent, director adjunto de asuntos asistenciales y figura emergente en elICS, ha glosado recientemente una de sus bases: “la rendición de cuentas”, justamente uno de los punto donde el sistema falla estrepitosamente. Ilustrémoslo con algunos ejemplos.
La Corporación de Salud del Maresme y la Selva (CSMS) controla, entre otros dispositivos asistenciales, los hospitales de Blanes y Calella, gestionando unos100 millones de euros anuales.
Su Consejo Rector tiene un solo representante del CatSalut entre sus trece miembros.
Sin embargo, hay muchos alcaldes de la zona que pueden ayudar a controlar a un equipo gestor del que, antes o después, pasan frecuentemente a formar parte.
¿Puede ser fiable el “control” de una institución por parte de alguien que está políticamente tan implicado?
Más allá de la simple desconfianza, bajar el poder decisorio al ámbito municipal tiene varios inconvenientes.
Los grupos gestores, coordinados por las patronales sanitarias, tienen enormes bufetes de abogados a su servicio para dar forma jurídica, que no legitimidad, a todas sus decisiones, y con ello fabricar una completa “ingeniería empresarial” que permita ejercer el arte de la “contabilidad numérica” que haga imposible en la práctica el control por parte de los miembros del Consejo.
En concreto, este es el caso del control que deben ejercer las oposiciones municipales que han de analizar y decidir con los escasos medios con que cuenta la política local. En este punto no nos referimos por tanto a los grupos en el poder municipal, quienes suelen acumular, gozosos e imprudentes, cuanto más poder mejor.
Así, la llamada AdG se encuentra sin un adversario político con la capacidad suficiente para evaluar las decisiones que se toman. Con ello, los consejos se convierten en una simple figura decorativa vacía de todo poder.
El mismo fenómeno tiene lugar a nivel informativo.
Mientras que las grandes decisiones tomadas en el Parlamento por figuras políticas de primera línea están en buena medida expuestas al escrutinio de periodistas, y por extensión de sus grandes audiencias, la capacidad de fiscalización periodística a nivel local es mucho más limitada.
Esto hace que importantes decisiones que afectan al día a día del sistema salud pasen totalmente desapercibidas y no reciban la atención que merecen.
Albano Dante Fachin, periodista de la revista local Cafèambllet y coautor de este artículo, se dirigió en marzo de 2011 al alcalde de Calella haciéndole diversas preguntas sobre aspectos básicos de la gestión de “su hospital”: desde el salario de la gerente hasta el desglose de “otros gastos”.
Aún siendo la máxima autoridad del Consejo Rector, Josep María Juhé contestó con un “eso escapa a mi conocimiento” y dirigió al periodista al equipo gestor.
A finales de agosto de 2012, este equipo aún no ha contestado.
Situémonos ahora en otro caso, el Consejo de Administración del Holding municipal INNOVA, del cual forma parte un miembro de la CUP gracias a la representación obtenida en el ayuntamiento de Reus. 
Aunque poco versado en leyes, el representante de la CUP empezó a tener sospechas tras pedir información a la Presidenta del Grup Salut sobre la liquidación del contrato de un gerente de una de las empresas.
Se trataba de un simple y casi irrelevante dato solicitado en el ejercicio de su obligación elemental de velar por la buena gestión del dinero público de la ciudad.
Después de más de dos meses y de mucha insistencia, bajo la atenta mirada de Josep PratDirector General del Holding, la Presidenta se negó a dar la información requerida señalando que el citado concejal debía ser considerado como “un tercero”, que se podría violar la ley de privacidad de datos, que la información era susceptible de ser usada en contra de la empresa y de dañar sus intereses económicos, entre otros supuestos.
Nuevas gestiones hicieron que el secretario general del Ayuntamiento instara a la entrega de esa información apoyándose en el conocido “Caso Malaya” sobre corrupción urbanística, pero la experiencia no sirvió de precedente y las informaciones pendientes de respuesta son aún múltiples.
Es un hecho muy preocupante la incapacidad de obtener respuesta en instancias de control superiores.
Ante la creciente presión de una ciudadanía que sufre los recortes sanitarios en carne propia, varios partidos políticos quisieron saber las respuestas a las preguntas que “escapan al conocimiento” delalcalde de Calella.
Y como la insistencia de los gestores de que ellos “cumplen estrictamente con los requerimientos de laGeneralitat” era insuficiente, se encargó un informe de fiscalización a la Sindicatura de Cuentas para aclarar el tema.
Lamentablemente, la Intervención General y dicha Sindicatura también han sido vaciadas de poderpor el ‘consenso sanitario’ existente.
Ahora sabemos que, a instancias de la Intervención General, la Sindicatura había investigado la gestión de la CSMS durante 2005 encontrando irregularidades que habían supuesto pérdidas de cerca de 3 millones de euros; sin embargo, por presiones políticas difíciles de negar lograron que el informe nunca llegara al Parlamento.
Pero, ¿y si hubiera llegado?
Ya en 1996, un parlamentario había preguntado sobre los contratos que el Grupo Serhs —propiedad de Ramon Bagó— recibía de diversos centros públicos.
El entonces consejero Eduard Rius, hoy bien situado en Acciona-Hospitales, confirmó la falta de control del Parlament: “… no disponemos de la información requerida, ya que estos centros no son financiados directamente por la Generalitat sino mediante la contraprestación económica de los servicios sanitarios contratados por el CatSalut” (ver página 1946).
Así pues, el máximo órgano de representación ciudadana de Catalunya se declara incapaz de conocer lo que hacen los gestores de la sanidad catalana con el dinero de los ciudadanos gracias a que nuestro modelo sanitario se ha cuidado muy mucho de respetar algo más que la citada AdG.
La consecuencia lógica de la falta de control sobre quien tiene delegados tantos poderes es la corrupción.
Lejos de ser un hecho marginal, la corrupción forma parte de la esencia del sistema y es motivo de escándalo público porque si algo incomoda más que la propia necesidad es su convivencia con el lujo ajeno, la terca constancia de una desigualdad que hace tan relevantes a la vez que indignantes las palabras de Boi Ruiz, conseller de salut de la Generalitat, en relación a la responsabilidad individual sobre la propia salud: “la salud es un bien privado que depende de uno mismo, y no del Estado” ha afirmado.
Describamos ahora brevemente cinco casos para confirmar que su origen forma parte del modelo ya apuntado.
El Caso Bagó corresponde al de un ex alto cargo convergente que ha obtenido contratos millonarios sin concurso para sus empresas privadas por parte de centros gestionados por un ente público dirigido por él mismo.
El Caso Prat es el del actual presidente del ICS, ya dimitido pero a mediados de julio de 2012 aún en funciones, y miembro del Consejo Asesor para la Sostenibilidad del Sistema Sanitario.
Además de cobrar en secreto de INNOVA, Prat simultaneaba sus cargos públicos con la vicepresidencia de USP, uno de los dos mayores operadores de hospitales privados en España, precisamente el que atendió a Juan Carlos I a su regreso de sus cacerías en Botswana. 
El Caso SantPau es un caso de pagos a ex altos cargos como Ricard Gutiérrez y José Ignacio Cuervosin un contrato que los justificara, y de desprecio a la ley de contratación de las administraciones públicas.
El Caso Crespo es el del actual presidente de la Comisión de Salud del Parlament, que centra el informe secuestrado de la Sindicatura de Cuentas ya citado.
El Caso Manté es el del que fuera director del CatSalut con el PSC, que había sido presidente de la CSMS de Xavier Crespo, continúa en el ente público de Bagó y ha estado recibiendo pagos “injustificados” de la INNOVA de Prat.
Todos estos casos, y otros más que sin duda se pueden sumar, y con más repercursiones de las que es posible explicar en el espacio de este artículo, tienen puntos comunes. Las personas implicadas no sólo son piezas importantes del modelo sino que también son empedernidas defensoras del mismo.
Los casos están relacionados entre sí y el principal nexo de unión es el Consorci Sanitari i Social de Catalunya (CSC, antes conocido como Consorci Hospitalari de Catalunya o CHC), que ha actuado como un gobierno paralelo, cuando menos hasta la más que visible irrupción de la Unió Catalana d’Hospitals (UCH o “la Unió”) en el nuevo gobierno convergente.
Finalmente, son también una muestra de la llamada ‘sociovergencia’, es decir, del núcleo duro de un consenso persistente en el desarrollo del modelo por parte de los dos partidos catalanes más poderosos.
Los ejemplos prácticos, reflejo de una realidad absolutamente generalizada, ponen en evidencia el fracaso de la rendición de cuentas, condición básica de la AdG, y certifican la condena de un modelo que no ha hecho otra cosa sino reforzar al sector privado y llevarnos a la penosa, caótica y escandalosa situación actual.
Desmontar el estado de bienestar: ahora o nunca
En este apartado no nos vamos a entretener en repasar con detalle los informes interesados de consultoras y entidades empresariales ligadas al poder económico y político, ni en cuáles son sus implicaciones.
De todos modos, todos ellos coinciden en proponer varias acciones: la necesidad de realizar copagos (o por mejor decir “repagos”), la reducción de la cartera pública de servicios, la potenciación de la “colaboración” público-privada, la desaparición del ICS como proveedor público mediante su troceamiento, la potenciación de las pólizas de servicios complementarios empezando por su desgravación fiscal, entre otros.
Josep Maria Via, líder ideológico del sistema, lo ha apuntado con gran claridad“Me cuesta imaginar que… podamos seguir planteándonos el Estado del Bienestar, como si viviéramos en pleno mayo del 68, o el muro de Berlín siguiera en pié”.
Via reclama el mismo derecho de conquista con que Torrente Ballester incitaba a los salmantinos a defender los papeles catalanes incautados por el franquismo:
Acabada la guerra fría, habiendo triunfado el neoliberalismo capitalista, ¿qué sentido tiene ya un Estado de Bienestar que sólo era una pantalla? 
‘Nuestra sanidad peligra’, artículo en el que Via comparte autoría con Xavier Pomés, representa un buen ejemplo de la presencia del discurso sanitario neoliberal en CiU, una llamada a las actuaciones dictatoriales y represivas que está adoptando esta coalición, en las que el propio Via ha puesto ya su granito de arena con la denuncia realizada a la revista Cafèambllet. 
El artículo es por un lado un derroche de irracionalidad: “Los concursos llevados a cabo por las administraciones, con el argumento de concurrencia y transparencia, no aportan valor añadido, ni son garantía de nada”.
¿Cómo argumentar la existencia excesiva de controles administrativos cuando ya hemos visto para qué sirven? Siguen:“…hay que compaginar competencia y agilidad, aceptando que los procedimientos clásicos de la Función Pública y la Intervención son una rémora para la regeneración.”
¿Cómo atreverse a hablar de anacronismos de los métodos de gestión públicos cuando Pomés es miembro de una Curia de una Orden Hospitalaria?
Cualquier argumento puede valer cuando es “su sanidad” o su proyecto privatizador el que peligra, cuando no se aplica adecuadamente la “doctrina del shock” que proponen, aprovechándose de la actual coyuntura económica y política. Parece claro que en otras circunstancias sería imposible imponer su modelo con tanta fuerza y con tanta rapidez.
Las actuaciones de CiU forman parte de una estrategia calculada para dar adecuado cumplimiento a los objetivos económicos codiciados por el capital especulativo y las grandes patronales. Sin embargo, elGobierno pretende justificar su acción política destructiva de la sanidad pública basándose en dos grandes pilares.
El primero es la “grave crisis económica” que atravesamos, con la que intenta ocultar que el capitalismo ha utilizado históricamente las crisis para destruir derechos y crear nuevas bases de recuperación de la tasa de beneficio aplicando sus objetivos históricos de privatización.
Y el segundo, seguir siendo el adalid de la lucha contra España, el enemigo exterior, como si la burguesía que representa no hubiera históricamente demostrado su capacidad de traición al pueblo catalán propiciando dos restauraciones borbónicas y dos dictaduras en un siglo.
Recordemos también que, con sólo el 19% de los votos sobre el total del censo, CiU está destrozando al pueblo que dice defender, dando las pautas a seguir al programa liberalizador estatal, e insistiendo de manera enfermiza en el traspaso de los centros de la Seguridad Social para venderlos o hipotecarlos…
Las recientes palabras de Jordi Pujol justificando la intervención de España por su mal gobierno es una más de las pifias del histórico mandatario, pero aquella de 1984 en que defendía al empresariado que ‘trabajaba’ en la ilegalidad ha sido seguida a rajatabla por sus discípulos, exportada a otras formaciones y entendida como la bendición de la corrupción que nos ha llevado al desastre actual.
Para el capital, para las patronales, las aseguradoras, y todo tipo de empresas parasitarias la situación es de ”ahora o nunca”, lo cual explica en parte la brutalidad y agresividad de las medidas que se están tomando.
Por mucho que Boi Ruiz lo haya negado con vergonzosas ocultaciones cuando no con mentiras descaradas, no es sólo que, mucho más allá de simples desatenciones, se haya puesto en riesgo la vida de las personas sino que ha muerto gente por falta de asistencia, algo claramente atribuible a los recortes y a los absurdos mecanismos con los que torpemente se ha pretendido suplirlos.
La muerte de una mujer tras recorrer cuatro hospitales fue ampliamente divulgada en los medios y ahora, con la valentía de su hija por delante, este caso está en el centro de la Iniciativa Penal Popular.
En cambio, no mereció divulgación mediáticaun caso que consideramos realmente escandaloso: el de un vecino de la localidad de Breda quien, tras llamar al 112, el teléfono de emergencias sanitarias, murió sin recibir atención médica en el plazo previsto normativamente.
Posiblemente lo peor no sea el hecho de la muerte en sí, aceptada por la familia, sino la ocultación malintencionada de la hora a la que llegó el facultativo.
Los vecinos, a los cuales se ha restringido el acceso a los servicios sanitarios, tienen derecho a saber a qué están expuestos y no pueden estar tranquilos sabiendo que el médico más cercano está durmiendo a 30 kilómetros porque ha de cubrir todos pueblos de una comarca donde se cerraron los servicios nocturnos.
Aunque el recorte tocaba principalmente los precios de los medicamentos, esa declaración fue una mentira. Boi Ruiz debió anotar la ocurrencia y, cuando recortó el presupuesto sanitario en un 10%, unos 1.000 millones de euros, se hartó de pronunciar que los recortes no afectarían a la calidad asistencial. Y no es sólo esta pretensión la que se repite en los recortes del anterior gobierno y del actual. Como un calco, en una y otra etapa, se recortan servicios “porque disminuye la demanda”.
Ciertamente, para mantener el trabajo con reformas laborales que precarizan cada vez más el empleo, muchos usuarios aplazan operaciones o sobrellevan sus anginas sin faltar al trabajo. Y mientras tanto el personal de muchos centros vive con angustia la realidad del descenso de usuarios, pero sería pueril creer que se trata de una coincidencia y no de un descenso inducido que no interesa estudiar oficialmente.
Como tampoco es una coincidencia que Boi Ruiz haya impuesto a los hospitales del ICS recortes el doble duros que al resto, ni es una casualidad que el porcentaje de reducción del presupuesto a los primeros, un 12,6%, se vea superado por el aumento del presupuesto en la contratación de actividad al Hospital General de Cataluña, que no es de la red de utilización pública pero sí de CVC, propietaria de Capio y por tanto de este hospital, gran accionista de Abertis, empresa presidida por el presidente, también, delConsejo Asesor de Artur Mas.
Para mantener mentiras cada vez mayores hay que seguir mintiendo cada vez en mayor medida.
Artur Mas mintió al Parlament dando los datos de los casos que atendían los CAP cerrados de la comarca de la Selva al tiempo que se burlaba de las pretensiones de los vecinos. Una burla que es de esperar que le pese cuando finalmente se resuelva el caso de la citada muerte en Breda.
Unas mentiras que desacreditan radicalmente la reciente propaganda del Departament sobre el resultado óptimo de los recortes en los CAP. La reforma legal que pretende institucionalizar estos recortes está siendo recurrida por CATAC-CTS.
Nada esperanzadoras son tampoco las palabras de la anterior consellera de salut bajo el tripartito,Marina Geli, previas a la constitución de una ComisiónParlamentaria de investigación de los casos denunciados: “Estoy de acuerdo en investigar cualquier mala gestión sin propiciar el desprestigio del modelo“.
Si ya provoca desconfianza que empiece cambiando el nombre de las cosas, hablando de mala gestión cuando todo indica descarada corrupción, mal asunto cuando además se proponen límites a las investigaciones. Porque, ¿y si se descubre que, como nosotros afirmamos, la corrupción y el objetivo privatizador van de la mano, son implícitos en el modelo?
Luchas actuales: no nos harán callar
Navegando en un mar de recortes de nuestros derechos, el conocimiento de más y más hechos que provocan escándalo público se hace ya insoportable. Si en tiempos de vacas gordas podía considerarse inevitable la existencia de corruptelas, ahora aumenta el alto grado de desconfianza y, por suerte, de rebeldía de la población, harta ya de pagar los platos rotos por unas cuantas personas e instituciones que se benefician del sistema creado.
Todo ello nos ayuda a orientar los caminos para encontrar las mejores soluciones. Soluciones que son difíciles después de los “fracasos” de la mayor parte de las luchas parciales habidas. Se hace muy difícil salir del olvido tan profundo de la libertad y la democracia en que hemos caído.
Nos toca vencer el miedo, la indiferencia y el individualismo. 
Todos y todas, desde nuestros respectivos centros sanitarios de referencia o de trabajo, hemos de exigir cuentas claras y poner en evidencia la corrupción y el desastre, recortando el poder a los que han tomado decisiones escandalosas. Hace unos meses, ni desde la revista Cafèambllet ni desde la CUP de Reus, podíamos imaginar que nuestras indagaciones dieran tanto fruto.
Pero hay que seguir insistiendo.
El mapa de intereses económicos aquí esbozado es sólo una muestra del nivel de “parasitismo” de la sanidad pública existente en Catalunya por parte de todo tipo de intereses privados a los que nuestros dirigentes están totalmente entregados.
¿Dónde esconde la decencia la empresa‘kha’ de Boi Ruiz, ahora borrada de internet, que ofrece servicios a la administración, y que ha sido descubierta en la denuncia interpuesta por laPARS?
¿Y cuál es el papel de Francesc José María en quien tan inexplicablemente han confiado unas pocas organizaciones para darle el papel de mediador en los conflictos de salud?
Estas y mil preguntas y respuestas más quedan planteadas en un entretenido gráfico de relaciones que aquí os ofrecemos. No, no es un mapa completo. Pero es lo que de momento podemos ofrecer para realizar un trabajo en equipo que queda abierto para el futuro.
Ampliémoslo entre todos y todas incluyendo nuevas relaciones de ámbito local o temático, dándole una interactividad en la que ya estamos trabajando. Un trabajo en equipo que, lo estamos demostrando, es tan posible como necesario. Lo necesitamos para nuestra lucha.
Sabemos que nos llamarán “terroristas” o usarán epítetos similares. Y lo harán descaradamente como hace Felip Puig, con desprecio como hacen Via y Pomés en su artículo, o de manera cobarde como hizo Prat al presentar su declaración de bienes, no cuando debía sino cuando se lo ordenó la fiscal de Reus a la Diputación de Tarragona y no al Ayuntamiento, amparándose en una modificación legal realizada especialmente para que personas de su categoría no tuvieran que entregar datos personales a alcaldes/esas de la izquierda abertzale y así “evitar atentados contra su persona o contra sus bienes”.
Suponemos que el hecho de que el Presidente de esa diputación esté casado con la directora económico-financiera de INNOVA no fue determinante sino una simple confirmación de esas relaciones de confianza y de poder que citábamos al principio y que, globalmente, sí que son determinantes.
Aparte de las ridiculeces en que a menudo incurre, el enemigo a que nos enfrentamos es fuerte y sólo puede ser vencido con lucha, con unidad y con ideas claras, como las que hemos ido desarrollando, como las que ahora nos llevan a la constitución de una nueva plataforma de defensa de la sanidad pública aún más amplia que las anteriores.
Unidad y denuncia contra todo tipo de corrupción.
Y muy a corto plazo nos proponemos también una meta : que miles de personas se unan el 27 de septiembre a las 9.30 de la mañana en la Ciudad de la Justicia de Barcelona clamando en defensa de la sanidad pública y defendiendo a aquellos que la defienden.
A las 10.30 empieza el juicio de la demanda de Via contra los editores de Cafèambllet. Vamos a demostrarles que somos nosotras quienes enviaremos a la cárcel a los corruptos. Vamos a recordarles que ni su represión nos va a parar, ni va a parar al pueblo en defensa de sus derechos.
[Albano Dante Fachin es periodista de la revista Cafèambllet, David Vidalforma parte de la CUP de Reus y Miquel Miras y Ramon Serna sonmiembros de CATAC-CTS/IAC. Este texto está dedicado a Miquel Torner, que, muy a su pesar, no puede colaborar en estos momentos con nosotros. Miquel nos advertió del grado de corrupción que ahora está saliendo a flote y de sus principales implicados.]
30/8/2012


sep 1, 2012 - DENUNCIA, OPINION    Sin Comentarios

Quizá, quizá, quizá…

Quizá, quizá, quizá…

Publicado por

Siempre que te pregunto: qué, cuándo, cómo y dónde, tú siempre me respondes: quizás, quizás, quizás. Y así pasan los días, y yo, desesperando, y tú, tú contestando: quizás, quizás, quizás.

Canción popular

Quizá tratan de engañarnos, quizá lo consiguen, quizá nos toman el pelo, señores. Quizá nos ponen un teatro delante, con ágape de ancas de ranas y ondas alfa, que nos hacen segregar endorfina para hacernos sentir estupendamente.

Quizá nuestra debilidad nos hace temerosos y torpes. Quizá una visión perversa del mundo corresponde más con la realidad que los anuncios de Cocacola. Quizá los secretos no sean descubiertos nunca. Quizá al mentiroso no se le coja antes que al cojo. Quizá el hombre blanco no tiene de serpiente sólo la lengua.

Quizá la serpiente guarde el conocimiento para ella. Siempre que las ranas le preguntan, qué, cuándo, cómo y dónde, ella siempre responde, como la canción, quizá, quizá, quizá. Por eso, quizá la historia se escribe a base de conspiraciones. Quizá. Dicen que la información es poder. Quizá las grandes oligarquías saben cosas que el resto ignoramos.

Quizá seamos demasiados, y tenemos que ser controlados por estos banqueros altruistas. Pero quizá tenemos que apagar la televisión para pescar la Verdad con anzuelo en el océano de mentiras de la selva en la que habitamos.

Quizá nuestro cerebro está haciendo cosas que nosotros ignoramos. Quizá nuestros móviles también. Quizá dejamos los gobiernos al frente de los mayores terroristas del planeta. Quizá el planeta está hueco y quizá todos los astros lo están.

Quizá nos engañan con el idioma, como cuando dicen “premio Nobel de la Paz”. Quizá Milton Friedman fuera el responsable de la muerte de millones de personas. Quizá el FMI desprecia a las ranas. Quizá el quincemayismo tiene un origen oscuro y está dirigido por la banca.

Pero quizá se les vaya de las manos y esta jungla no pueda digerir el movimiento y tenga que vomitarlo en las caras de esos hombres satisfechos de sí mismos, esos American Psycho, que quizá sólo se preocupan por conseguir la tarjeta de visita más perfecta.

 Quizá con el dinero del Vaticano se puede erradicar el hambre en el mundo. Quizá, señores, vivimos en un mundo hipócrita con una doble moral. Quizá se pueden llevar a cabo las mayores iniquidades mientras no se sepa, mientras no se diga.

Todo lo que se oculta y no se hace a las claras es porque no es bueno. Si no se diría. Si no, los millones de documentos clasificados por la NASA quizá se revelaran a todas las ranas. Quién pudiera pillar esos millones de papelitos y leerlos uno por uno y ponerlos en Internet.

Las ranas quieren saber, pero quizá el dinero está estropeándolo todo. Quizá las ranas no sepan qué hacer con todo ese conocimiento y sea peligroso. Quizá los placeres más refinados y las mejores cosas de la vida sólo las hayan disfrutado pequeñas élites a lo largo de la historia.

Dice David Ares que para apreciar las cosas hay que saber. ¿Cómo disfrutaremos de un cuadro si no sabemos nada de pintura? Quizá exija mucho esfuerzo, por eso la mayoría de las ranas centra su atención en los eventos que atraen a la masa; ven el fútbol y creen en lo que cree la mayoría. Y ya saben lo que dicen, donde hay mucha gente, huele a mucho a mierda.

Quizá las ranas tengan que ganárselo, quizá su deber sea mejorarse cada día para saber más y llegar a ser cada vez más quien de verdad sean, como dice el vetusto Sampedro. Quizá cada uno tiene lo que se merece y siempre haya sido así. Hasta ahora…

Quizá no podemos creernos nada, pero quizá las ranas quieran creer en el proyecto del rayo azul. Quizá la ciencia inventa explicaciones como las inventaban los mitos. Quizá el ansia de explicar lo que aún no tiene explicación lleve a las repuestas más absurdas. Porque quizá no estamos solos en el Universo, y quizá hay muchos universos, y quizá vivimos en once dimensiones, y quizá las numerosas partículas subatómicas encontradas en los ciclotrones no existen y son caras distintas de una misma partícula.

Quizá las teorías más apoyadas están equivocadas. Quizá la teoría de Darwin es la estupidez más grande que podamos habernos comido con patatas a lo largo de la historia del hombre. Quizá es un invento más, como la eugenesia, como la herencia genética o la voluntad divina.

 Quizá no venimos del mono, ni de la Virgen, ni de E.T. Aunque quizá el extraterrestre tenga que sentarse en una silla a explicar tranquilamente unas cuantas de cientos de cuestiones. O el intraterrestre. Porque quizá, señores, nuestro pasado y nuestro futuro está en las estrellas. Quizá y sin quizá.

Imagen de previsualización de YouTube

 http://www.nuevoordenmundial.es/2011/08/05/quiza-quiza-quiza/

La DEUDA no es ODIOSA xq haya que pagarla sino que NO se PAGA xq es ODIOSA

Desafinados

Escrito por: kikamondelo el 29 Ago 2012 - URL Permanente

Una orquesta desafinada y sin director. Esto es hoy la Unión Europea.

Vamos, que no es la del Titanic porque aquélla, cuentan, tocaba bien.

Ésta no. Parece un coro de gatos que maúllan cada uno por su lado el Himno a la Alegría de Beethoven.

Un caos total.

Mientras, el barco se hunde irremediablemente; pero cualquier cosa vale, en el continente y en España, para desviar la atención del europeo de a pie, sangrado hasta la muerte para satisfacer a los señores del dinero cibernético.

Porque otro no tienen.

Buenos sí, el que corre en los paraísos. Pero su cifra está muy alejada de la que manejan estos maestros del genocidio, “sofisticados y expertos” inversores que hacen dinero por dinero.

Y un dinero hecho con el no menos “sofisticado” negocio del ladrillo. Muy emprendedores-innovadores ellos haciendo casas.

Y moda en talleres en Brasil o Marruecos, con manos infantiles y esclavas.

Hasta Alemania un día sale en El País en recesión técnica y al día siguiente el mismo diario, sin ruborizarse siquiera, le da un crecimiento del 0,1 por cien.

En lo que parece que son más persistentes es en afirmar que “ha caído” la confianza empresarial en ese mascarón de proa de la neoburrez que es Deuctheland.

Claro. No venden ni una escoba. Porque, aunque en esto como en otra cosas nadie da una cifra igual, su mercado estaba en Europa en general, incluidos los “cerdos” PIIGS.

Un guirigay.

El gobierno de Rajoy, lleno de expertos que, ya se sabe, gestionan mejor que la izquierda, va este viernes por su tercera reforma financiera.

En total, con ella sumamos cinco.

Soria se pelea con Montoro, dueño y señor de los impuestos, a cuenta de más impuestos a las energías renovables y ¿reajuste? impositivo del sector energético.

Hay que cuidar la puerta giratoria; de ministro a consejero de Endesa. Un decir.

Desde luego, hay que “emprender” la senda de aprovechamiento de la centrales nucleares, que son las más limpias de todas las energías: matan calladamente, sin sangre ni otras cosas desagradables. Véase Fukushima.

Y en Europa, al señor “normal”, Paquito Hollande, parece que le gusta la partitura de la angelita.

Acordes insospechados de la gran esperanza blanca, que desatan todos los nervios de otro insigne neoburro, Cameron, quien empezó mandato despidiendo a medio millón de funcionarios, y hoy habla más que alterado en su parlamento, sobre la necesidad de resolver la crisis de un euro en el que no está.

Ni siquiera asiste a las reuniones de la eurozona. En un pronto se fue y ahora, desde su isla que mantiene aislado al continente, clama al cielo para que se tomen medidas que impidan su desintegración.

David hijo, estas cosas se piensan ante de coger los bártulos y marcharse. Y antes de coger a Milton Friedman y aplicarlo a pies juntillas.

Tienes una crisis de caballo, darling, pero tu política en UK te ha llevado adonde estás: a punto de tirarte en plancha al precipicio, fin del camino que tomaste nada más llegar al 10 de Downing Street.

Rajoy suplica y según cuentan los medios, su actuación frente a Europa se limita a telefonear una y otra vez; y decir sin descanso que él ya ha hecho los deberes y merece el premio de la compra de deuda española por el BCE, MEDE o el organismo que sea: “La pelota esté en el tejado de Bruselas”.

Estamos ante un auténtico manicomio regentado por la banca alemana, donde tiene encerrados a los dirigentes europeos sometiéndoles a abundantes dosis de austeridad que están acabando con el continente, incluida Alemania.

¿Qué es esto? Locura de unos orates avarientos. Y el refrán popular, empirismo puro y duro de siglos, dice que la avaricia rompe el saco.

No estoy dispersa. Europa está dispersa entre la teoría y la práctica, ambas en franca competencia.

Y ya se ha destapado la caja de los truenos: cada vez son más voces que hablan de la desintegración del euro. Ya no es tabú.

Yo tengo muchos puntos de coincidencia con Viçens Navarro; pero está convencido de que Alemania no dejará caer a la moneda europea. Yo creo que a la fuerza ahorcan. Sobre todo cuando se es tan incompetente como la banca-capital GENOCIDA alemán.

El 6 de septiembre viene la angelita a ver a Rajoy; el 12 el constitucional germano dictamina sobre la legalidad del MEDE.

Bobadas.

El consumo cayó el último trimestre de 2011; más bien se desplomó.

Ahí estaba el desvío del déficit.

Y lo dicen ahora, a finales de agosto de 2012.

Porque no creo que se llegue con este euro más allá del 1 de octubre; si lo hiciera, “gloriosa” iba a ser la campaña de navidad, precedida por un incremente del IVA, en algunos casos del 17 por ciento, y el robo de la paga de ídem a los trabajadores públicos.

Un desparrame de consumo que rematará a las pequeñas y medianas empresas.

Y Merkel jugando a dejar al albur de los mercados a España, no sea que nos volvamos indolentes.

Gracias a ella, ya tenemos 2,7 millones de niños pobres.

A ella y a la poca enjundia de los mandamases nacionales de la UE, que parecen niños de parvulario llevados ante la directora, que no la propietaria, del colegio.

Señora, o lo que sea, angelita con minúsculas, ha hundido ya Europa. Y con ella al mundo. ¿Dónde va a meterse cuando se consume su quiebra desordenada?

Poca razón tiene Felipe y sí mucha cara. No le tembló la voz en los extintos desayunos de Ana Pastor, al decir que “sí, se diseñó mal la Unión en su base”, pero, pelillos a la mar. Ahora es el momento de la deuda.

No deuda, aclaro yo.

Vaya, que se construye una casa con cimientos pésimos y eso es cosa baladí.

Un morro que se lo pisa.

Pero sí acierta cuando dice que ni Italia ni España se pueden rescatar.

Bueno sí: se le da al botoncito del BCE y se vuelve a crear, para entrar en calor sólo, un 1,2 billones de euros. Eso sí, si cumplimos más condiciones económicas macro-micro o medio pensionistas.

¿Bastarán para tapar el agujero del ladrillo español y la inmensa deuda privada italiana? Me da que no.

Será como las inyecciones de diciembre y febrero del BCE, FMI, UE y FED: casi 3 billones de dólares tirados al pozo sin fondo de la BANCA GENOCIDA.

Yo propongo otra solución: que nos maten a todos antes de que adelgacemos mucho, y nos vendan como comida para los perros de esos 9 millones de ¿seres? que torturan y exterminan sin problema alguno a los siete mil millones de personas que vivimos en la Tierra.

El problema de esta “solución-rescate” es que los mercados puedan tragar más dinero ciber. Ya saben que no existe. Y en algún momento tendrán que repartir beneficios a sus clientes. Repartir humo, claro.

No sé yo si sus inversores, los de los bancos en la sombra, la mala sombra, y los de los hedge funds con abultadas carteras, tragarán más estos juegos de ilusionismo. Mejor de estafa pura y dura.

Insisto en que no estoy dispersa. La dispersión está en Europa, que no sabe ni lo qué se lleva entre manos.

No se sostiene. El sistema cae. Muere de éxito; éxito de crear dinero de la nada absoluta. Porque no hay nada real que respalde a ese mundo de billones de euros que manejan estos banqueros-capital, apostando en casinos con dinero de monopoly.

Han controlado agosto y el mes ha sido relativamente tranquilo.

Se apunta a septiembre.

Lo mismo me da que me da lo mismo.

Éste no es el mundo de los años 30 del pasado siglo: ni lo es la composición de la sociedad ni el número de personas que habitamos Europa y el planeta.

A Goëbels se le usa profusamente; pero se olvidan de la red, hoy incontrolable. Y ya he dicho muchas veces: por pequeña que sea la vía de agua de un barco, acaba por hundirlo.

Hemos llegado al siglo XXI creando miseria, hambre, ruina moral… Y eso, lo quieran o no, sólo demuestra que la era contemporánea está finiquitada. Es material de derribo. Su podredumbre apesta.

Y es que los poderosos llegan a tal borrachera de poder que se creen intocables.

Ellos y su democracia hecha para dominar a los de abajo, no para representarlos.

Me temo que los de abajo no están por la labor de que les caiga encima toda la infamia genocida de los poderosos.

El capital está hoy como la nobleza y el clero el 13 de julio de 1789: en la inopia.

Vivían en sus burbujas, alejados de la realidad.

Y la plebe era y es algo irrelevante para aquéllos y éstos.

Pues no. Somos quienes creamos la riqueza con nuestro trabajo y conocimiento.

Ellos, de tanta endogamia, tienen los plomos fundidos.

Están ciegos y no ven.

Ya he dicho muchas veces que a mí la sangre me ahoga, me repugna.

Pero hay otras salidas como la muerte civil.

Circuló hace unos meses un hashtag: #NurembergEconómico.

No se trata sólo de robo a espuertas: hay un exterminio económico convertido en genocidio letal para la ciudadanía.

No me cabe duda de que habrá ese nuevo Nuremberg. Porque estamos ante un cambio de era; y el poder y el dinero cambian de manos.

Señores banqueros: sigan pensando que si los ciudadanos no tenemos pan para comer, hagamos tortas.

De ésta ya no salen. El capitalismo muere de éxito y de inanición: mata de hambre y miseria a los ciudadanos y no puede trasladar a la realidad sus exitosos balances inexistentes en el planeta.

Están acabados.

Su euro no llega al 1 de octubre y se va a producir una quiebra desordenada de la eurozona.

Por ceguera y codicia.

Dejen a Grecia caer. Ya verán.

Rescaten a España e Italia.

Volverán a ver.

Señor Paquito Hollande, qué suerte tiene: se cae todo antes de que la cosa pase a Francia.

Esta banca-capital sólo es neoburrez, inutilidad, incapacidad e incompetencia.

Hay hambre y mucha. Y siempre es mala compañera.

Y en vez de atajarla, la incrementan.

Vaya, ¡con la de funcionarios interinos que se quedan en la calle en septiembre!: profesores, médicos, enfermeros; una lista de nuevos parados que les va a llevar al hoyo.

Como no tienen ni la menor decencia ni ética —ni qué decir de moral cristiana—, se irán a la fuerza, pero sin fuerza: no tienen para pagar ni mercenarios, ni sicarios ni policías.

Váyanse de una vez a su lugar natural: al estercolero con las cucarachas y las ratas como colegas.

Ustedes se manejan muy bien en la inmundicia. Son inmundicia moral y física.

Y ése será su próximo trabajo: revolver en las basuras.

http://lacomunidad.elpais.com/vaya-tropa/2012/8/29/desafinados

Páginas:1234567...26»